Largas jornadas de sol, excesos en la alimentación, la sal del mar, el cloro de la piscina son factores  que afectan directamente a nuestra piel y cabello y por ello en otoño toca la vuelta a la rutina, a los cuidados de nuestra piel y cabello para lograr que vuelvan a lucir igual de hidratados y brillantes que antes de las vacaciones.

Una protección inadecuada, una exposición gradual evitando las horas extremas de sol ay la aplicación de cremas hidratantes después del sol es la rutina básica del verano. Si has sido de las pocas aplicadas, habrás logrado no solo el bronceado perfecto sino mantener tu piel hidratada. Sin embargo, la gran mayoría tendemos a saltarnos nuestra rutina de cuidado de la piel y es ahora en otoño cuando toca recuperarla y realizar la puesta a punto de nuestra piel.

Según sea tu tipo de piel necesitarás un cuidado u otro adaptado a tu tipo de piel. Las pieles más grasas con tendencia al acné van a necesitar un cuidado especial ya que si bien el verano es perfecto porque los rayos de sol tienden a secar la piel y mejorar el acné, con la llegada del otoño el acné tiende a brotar de nuevo por lo que será necesario una rutina diaria para hidratar la piel y evitar los brotes de acné así como una buena exfoliación.  Por el contrario, el verano es una mala época para las pieles secas ya que el sol, calor y viento aumentan la sequedad de la piel. Necesitamos una buena dosis de hidratación y exfoliación para eliminar esas células muertas.

¿Qué pasos debemos seguir?

1.- Exfoliar, nuestro gran aliado

Limpiar bien la piel y exfoliar es el primer paso para recuperar nuestra piel. Con la exfoliación de la piel eliminamos las células muertas e  impurezas consiguiendo mejorar la oxigenación de la piel, la regeneración de células nuevas y  dejamos los poros limpios y abiertos para recibir los tratamientos adecuados.  Para las pieles normales y mixtas pueden usarse exfoliantes tipo scrub o exfoliantes con AHA, que son exfoliantes que consisten en realizar la exfoliación pero sin rascar la piel. En el caso de pieles grasas, es recomendable hacer un scrub ya que las micropartículas ayudan a arrastrar las células muertas. Para las pieles sensibles o secas es recomendable una exfoliación con AHA.

                                                      

                                                       

2.- Mascarillas, hidratación y reparación.

Después de una exfoliación resulta imprescindible utilizar una mascarilla para nutrir y reparar en profundidad nuestra piel. Las mejores mascarillas son aquellas que contienen componentes regenerantes como mascarillas con aceites nutritivos y las que contienen componentes nutrientes como el ácido hialurónico.

 

3.- Hidratar, nutrir y reafirmar la piel.

Finalmente toca hidratar la piel y mantenerla hidratada. A medida que se va yendo el bronceado debemos poner especial atención en las manchas que van apareciendo. El otoño es el momento perfecto para utilizar cremas despigmentantes o cremas antimanchas.  Es conveniente hidratar la piel al menos un par de veces al día para hidratar y nutrir en profundidad y así lograr alargar un poquito más el bronceado.

                                                         

4.- Seguir una dieta equilibrada que incluya alimentos con vitamina A y C.

5.- Aunque suene a tópico, beber abundante agua o zumos.

La gama de productos Per Purr, es perfecta para conseguir la hidratación y nutrición de nuestra piel después de los excesos del verano.  Sus exfoliantes y mascarillas naturales así como su pack DETOX los convierten en un imprescindible después del verano. Descubre los productos PER PURR en nuestra tienda online www.adiane.es